Un nuevo caso clínico para comenzar bien febrero. En este caso nos lo ha aportado el Dr. Juan José Colombo Stenstrom, del Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz.

Recuerda que tienes la sección de comentarios para dar tu opinión.


Motivo de consulta: Dolor de costado y masa palpable.

Antecedentes Personales: Intolerancia a amoxicilina. DLP, No HTA, No DM.

Enfermedad actual: Paciente de 68 años que refiere desde hace 15 días de evolución. Dolor fijo a nivel de fosa inguinal derecha, que ha empeorado en los últimos días, No irradiado, No sm. miccional, no hematuria. Además desde hace 2 meses presenta disnea de esfuerzo sin ortopnea, no dolor  torácico.

Exploración física: Abdomen blando, depresible, doloroso hemiabdomen derecho, se palpa gran masa en hipocondrio derecho.

Pruebas complementarias:

En una semana publicaremos la solución en los comentarios. Mientras tanto, ¿qué opinas tú?

 


Resolución

El hallazgo de una masa sólida, unilateral, bien vascularizada, sin presencia de calcificación y, sobre todo, con grasa macroscópica, nos indica que estamos ante un Angiomiolipoma Renal, el tumor benigno más frecuente  en el riñón de adulto.

Típicamente es trifásico, es decir, está compuesto por cantidades variadas de tres elementos: vasos dismórficos, músculo liso y tejido  adiposo.

El 80% es esporádico, más frecuente en mujeres de entre 40-60 años y, en la práctica clínica, lo más frecuente es que sea un hallazgo INCIDENTAL. Otra presentación podría ser como hemorragia retroperitoneal espontánea (Sd de Wunderlich) debido a que tienden a formar aneurismas.

El otro 20% puede presentarse además en el contexto de una esclerosis tuberosa, más numerosos, bilaterales y más grandes, por lo que es más frecuente que produzcan síntomas. En estos  síndromes, el AML posee menor cantidad de grasa. Otro síndrome a destacar es la linfangioleiomiomatosis.

Si son sitomáticos requieren tratamiento (nefrectomía parcial/embolización). Existiendo últimamente mas inclinación hacia la embolización en la ultima década debido a los avances en técnicas endovasculares intevencionistas. Si son asintomáticos existe algo más de controversia, seguimiento cada 6-12 meses para los que son <4cm y tratamiento o seguimiento cada 6 meses para los que   son > 4 cm. En nuestro caso por el tamaño tumoral se decidió realizar embolización previa a tumorectomia, con excelente resultado quirúrgico, con prácticamente ausencia de sangrado,  evitando el clampaje del pedículo renal durante la tumorectomia.

Cabe destacar que en la actualidad se están realizando ensayos clínicos con inhividores de TKF (Everolimus) en casos de pacientes con angiomiolipomas enmarcados dentro del complejo de esclerosis tuberosa, con disminución del tamaño tumoral en un porcentaje no desestimaba de los pacientes.

pieza_ma

 

BIBLIOGRAFIA: Renal angiomyolipoma: a radiological classification and update on recent developments in diagnosis and management. Masahiro Jinzaki et al. Abdom Imaging (2014) 39:588–604

Caso presentado por el Dr. Juan José Colombo Stenstrom del Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.