«Ser Urólogo significa conocer con precisión la fisiología, fisiopatología, expresión clínica,
métodos de reconocimiento diagnóstico, nosología, procedimientos terapéuticos,
médicos y quirúrgicos, de todas las áreas patológicas y órganos que se han

descrito anteriormente al analizar el ámbito de actuación de la especialidad.»

La especialidad en Urología tiene una duración de 5 años y, para acceder a ella, es necesario ser Licenciado en Medicina.

La Urología es una especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las afecciones médicas y quirúrgicas del aparato urinario y retroperitoneo en ambos sexos y del aparato
genital masculino sin límite de edad, motivadas por padecimientos congénitos, traumáticos, sépticos, metabólicos, obstructivos y oncológicos.

El campo de actuación es la prevención, diagnóstico y tratamiento médico-quirúrgico de los procesos patológicos que afectan a los siguientes órganos: Glándulas suprarrenales, riñón, retroperitoneo, uréter, vejiga, vesícu las seminales, próstata, uretra, genitales masculinos (pene, testículos, epidídimos, deferente y patología de vecindad).

Rotaciones en otros Servicios durante nuestra formación: Cirugía general y del aparato digestivo, Cirugía vascular, U.C.I, Nefrología, Radiodiagnóstico, Ginecología. Rotaciones complementarias, entre otras: Anatomía patológica, Cirugía experimental.

Guardias: en los cuatro últimos años de la especialidad las guardias serán específicamente urológicas. Durante este primer año, el residente realizará guardias en las unidades de urgencias médico-quirúrgicas.

 

DescargaPlan formativo de Urología (Real Decreto)